Buenas Cacociner@s.
Aquí está nuestra amiga repostera Sylvie con otra de sus recetas para LOS MOMENTOS DULCES DE CACOCINAS. Como siempre… Ella piensa y yo fastidio con mis ideas… Jeeee… Pero ¿sabeis? al final hacemos buen equipo. A su saber hacer repostero sumamos mis vueltas de tuerca buscando sabores, texturas, trasfondos, etc… Pensó en hacer unas magdalenas (cupcakes) de vino, y me lo comento. Mi cabeza se puso a maquinar. Y dije… Pan, queso, aceite de oliva bueno y vino tinto…. La combinación perfecta o ¿¿no??
Aquí os dejo con ella y esta maravillosa receta.

No suelo hacer cupcakes (magdalenas), pero esta vez llevaba unos dias pensando en como hacer algo distinto y que fuera nuestro, o sea con productos de nuestra tierra.
Yo soy de las que cuando piensa algo tengo que hacerlo ya, así que fuí a mi despensa, miré a ver que había y pensé en unas magdalenas. Se lo comente a Caco, y con las ideas de uno y las del otro surgió esta receta un tanto original, y que he de decir que han desaparecido muy rapidamente.
Sabeís que los cupcakes llevan un “buttercream”, que ninguno de los dos nos gusta, por ser mantequilloso, así que hice un “frosting” que es algo personal porque de todos los que he probado es el que más me gusta. En fin, como os  digo con productos nuestros ha quedado un postre genial y para repetir.

He usado un vino tinto dulce aragones que se toma con los postres, y pensé ¿por qué no usarlo para realizar uno?. Luego he utilizado un queso manchego que creo que es una de las cosas más ricas que tenemos, ya que soy forofa de toda clase de quesos y si son curados más todavia. Y por último, ¿qué mejor que nuestro oro líquido, un AOVE Óleo Quiros, esta vez de la variedad Coupage ?, ¿excelente verdad ?, pues sigo con la receta y os cuento como la hice.

INGREDIENTES:

  •  125 ml de vino tinto dulce (Coto de Hayas garnacha de Bodegas Aragonesas).
  • 2 huevos.
  • 75ml de Aceite Extra Virgen Óleo Quirós variedad coupage.
  • 1 cucharadita de canela en polvo.
  • 75 g de queso manchego rallado.
  • 150 g de harina tamizada junto con una cucharadita de levadura en polvo. 
  • 100 g de azúcar .

Frosting:

  • 250g queso mascarpone.
  • 75 ml de nata para montar 35%.
  • 2 hojas de gelatina.
  • 100 g de “icing sugar”. (azúcar glass tamizado)
  • 5 cucharadas de vino dulce .

ELABORACIÓN:

  1. Precalentaremos el horno a 180ºC
  2. Vamos a tamizar la canela, la harina y la levadura en polvo
  3. En otro bol mezclaremos el aceite con el azúcar, el vino dulce y los huevos. Esta mezcla la vamos a integrar bien con una varilla ya que es la base principal para que nuestras magdalenas nos salgan bien.
  4. Seguidamente ya con la harina tamizada la agregaremos a la base anterior junto con el queso manchego rallado. Veremos que se nos hace una masa más bien tirando a marrón oscuro. Opcional si no os queda un color de vino tinto, solo tenemos que poner un poco de colarante en gel para darle ese tono granate que destaca sobre los vinos de este tipo.
  5. Si tenemos una bandeja para hacer magdalenas mejor que mejor así nos saldrán en su forma compacta y no se nos deformaran, ya que algunas veces en lugar de crecer hacía arriba se nos van hacía los lados, si no teneís podeís usar flaneras. Rellenaremos cada capsula un tercio de su capacidad, otro consejo que yo os doy y hago también, es no usar las capsulas donde las presenteis, ya que con el aceite o grasas de la masa se nos estropean y no quedan bonitas luego. Usar las blancas de siempre, si es posible poner dos moldes, y una vez horneadas quitamos una y ponemos la que más nos gustaría que estuviera.
  6. Más  o menos en unos 20m estarán, claro está dependiendo del horno de cada uno.
  7. Otro consejito, es antes de meter en el horno, dejar reposar como unos 10 minutos, esto va hacer que nuestras magdalenas sean esponjosas y nos crezcan a lo alto.

Por último como ya os he comentado anteriormente, ni a Caco,  ni a mi nos gusta el buttercream, así que para decorar las magdalenas hice un frosting completamente distingo al que se usa normalmente para los cupcakes.
Lo primero que vamos hacer es hidratar la gelatina con un poco de agua fria. En unos diez minutos más o menos la tenemos.
Cogeremos un poco de nata y la calentaremos en el micro, será solo para deshacer la gelatina. En otro bol pondremos el queso mascarpone y lo vamos a batir con la varilla eléctrica, será el momento de agregar la gelatina y poco a poco iremos añadiendo el icing sugar cucharada a cucharada he iremos montando nuestro frosting. Recordar que le tenemos que dar un poco de color, así que en lugar de colorantes, he usado el propio vino dulce, hay que ir probando hasta obtener el color deseado, pero sin pasarse, no olvidemos que en el frosting quedará el alcohol no se evapora como en la masa horneada, por diría que estas magdalenas son para los más mayorcitos, o sea nosotros mismos.Dejaremos reposar para que tome consistencia y a decorar…
Con una boquilla de rizo decoramos las magdalenas, siempre en dirección de las agujas del reloj y procurando no tocar la base, dejando que el frosting salga solo y así le damos nosotros mismo la forma de la rosa.
Espero que os haya gustado, y a por más recetas….!!!