Aquí empieza todo, yendo a los mostradores de acreditaciones, “ficharte”, ponerte esta pulserita y para dentro.

Si hace tan sólo un mes me hubierais preguntado qué es Millesime, lo único que podría haber respondido es: un evento gastronómico. Y eso por lo que he visto en medios, redes sociales, etc. Pues bien, no pensaba haber escrito nada al respecto, solo fuí a pasar el día, pero después de vivirlo desde dentro de la mano de mi querido Pepe Marín, descubrí lo bonito que es y, al saber que es mucho más de lo que yo conocía, me ha parecido interesante dar mi visión de este evento para que a los apasionados de la gastronomía no os pase como a mí.

Si le preguntamos a Pepe qué es, su respuesta es clara y concisa: en primer lugar nombra la palabra trabajo, ya que cubre la parte audiovisual del evento, pero al segundo me dice: “Caco, es algo muy bonito, es el lugar de las sonrisas, donde juntarte con amigos de la profesión y junto a una buena cerveza o una copa de vino charlar de tú a tú alrededor de multitud de productos y cosas ricas por descubrir”
Verdad como un templo. Quién me diría a mí antes de ir que estaría con Xavier Pellicer a solas en una barra tomándome una cerveza con unas tapas de callos y escabeches mientras me contaba sus nuevos proyectos y aventuras cual amigo de toda la vida, antes de hacerlo público en su ponencia minutos más tarde (si algún despistado no sabe quien es, solo hay que poner su nombre en Google y flipar, pero si queréis un pequeño resumen pinchad aquí y véis una pequeña crónica de la amiga Marta Fernandez Guadaño, de Gastroeconomy, escrito en Expansión).

Pues bien, si ahora me preguntáis qué es Millesime tras haber estado y haberme informado un poco diría: Millesime es un evento bastante singular en el que facilitar a las empresas, marcas premium y, gracias a los medios de comunicación del sector, el acercamiento de una manera diferente y exclusiva. Un evento por y para la gastronomía donde descubrir. Este año, como protagonistas invitados la alta gastronomía mexicana y diferentes interioristas y arquitectos participando en la creación de los espacios.

Os copio tres palabras que lo resumen perfectamente:

Un evento internacional sorprendente, exclusivo e interactivo:
Sorprendente, porque por primera vez, la gastronomía es la protagonista de un gran evento.
Exclusivo, pues está limitado a un máximo de 800
personas diarias, sin posibilidad de ampliación, para garantizar
servicio y calidad en todo momento.
Interactivo, ya que los invitados tienen una
excepcional oportunidad para compartir experiencias con los mejores
chefs del momento y los especialistas más reconocidos, en un ambiente de
cordialidad y cercanía.
Lo interesante y lo bonito, como os he intentado transmitir antes es eso: gente llana, un trato aunque vivido, desconocido para mí. Estas paseando y ves por allí y hablas con Rafael Ansón o con Béatrice d´Orléans, como fue mi caso, como si fuesen o fueses uno más.

“Y para muestra un botón” que se dice en mi casa. De izquierda a derecha. Juan Pozuelo, Xavier Pellicer, Pepe Marín, Trifón, un servidor, y Joaquín Gálvez Bauzá, el “Superhéroe” del vino de la serie Wineman, compartiendo conversación junto a este rico vino extremeño.

 Los espacios se reparten por temáticas. Aquí podéis ver la plaza de la cerveza antes de que llegase la gente, donde pudimos descubrir una de las novedades de la marca Affligem: esta riquísima cerveza, de abadías belgas de “solo” 6,9º, que maridaba a las mil maravillas con los soberbios callos y las albóndigas de casa de Trifon o los espectaculares escabeches de Yeyu, además de los picantes de Punto MX y una largo etc.

Por otro lado, bodegas & delicias, donde bodegas de gran prestigio se dan cita para mostrar sus novedades y nuevas añadas acompañados con los más selectos productos, como un espectacular jamón ibérico o el caviar de Riofrío, pero lo bueno, es que muchos de estos maridajes vienen de la mano de chefs de renombre, con los que tienes el lujo de poder conversar, como ejemplo: Arnau Bosch (Can Bosch, Cambrils) y además, mientras estás de charla con Pepe y con él echando unas risas, te dice: “toma, a ver que te parece este ajoblanco con boquerón marinado que he preparado”, y como está malo te comes tres. Por citar más personajes de renombre:  Jorge de Andrés (Vertical, Valencia), Xosé Torres Cannas (Pepe Vieira, Serpes), Juan Pozuelo, Andrea Tumbarelo… entre muchos otros, y a su lado compartiendo platos y conocimientos reputados chefs mexicanos como Guillermo González (Pangea, Monterrey, México), José Manuel Baños (Pitiona, Oazaca, México) y Diego Hernández (Corazón de tierra, Ensenada, México) los cuales cocinaron para nosotros en uno de los restaurantes del evento. Ahora os contaré y enseñaré sus platos.

Mientras te das una vuelta descubriendo cada rincón del espacio, puedes aprender de como Pepe… hace su trabajo, como busca cada plano, cada efecto, que luego con ese cariño y profesionalidad monta para hacer otro de sus grandes trabajos. Y no es peloteo, aunque sí lo sea. Se lo he dicho a él mis veces, yo a día de hoy soy y me considero amigo de Pepe por decirle una y mil veces (y no me cansaré) como me gusta como hace su trabajo. Le sigo desde hace años en Canal Cocina, desde España X etapas, Cocineros españoles por el mundo, de puerto en puerto, etc. Es un crack!! si no le conocéis, descubridle.

Bueno, a lo que iba: mientras paseas te quedas ojiplático escuchando lo que Xavier te contaba hace unos minutos sobre sus nuevos proyectos de restaurante “sano” con productos ecológicos y biodinámicos; o a Jorge de Andrés contando su R-evolución.

Llega el momento de la comida, aunque como podréis imaginar no habíamos parado aún de ver, probar, descubrir…
Nuestro restaurante, el Cubic, compañía en la mesa y conversación, personas que participan de una u otra manera en el evento y la mismísima María Forcada, responsable de la organización. Como en casa. Las charlas surgen, descubres a qué se dedican unos y otros y conoces personas y cosas apasionantes que después de esta comida os relataré.

Comenzamos con esta Remolacha rostizada, espinacas y chile güero de Diego Hernandez.
Una remolacha con una textura y un sabor súper sutiles y agradables. Como contrapuntos, ese toque picante y ese polvo de corteza de cerdo… Plato redondo.
Maridaje: Champagne Mumm

Seguimos con un Aguachile de percebes y vieiras de Guillermo González. Me encantan estos toques de los picantes y cítricos que combinan a las mil maravillas con los sabores yodados de estos mariscos.
Maridaje: Champagne Mumm

A continuación, Sopa de frijolón con polvo de tortilla de José Manuel Baños.
Una cosa atípica aquí, pero curiosa: la sopa con esas esferas de yogurt especiado que te explotan mientras te limpian la boca de la cremosidad del Frijol. Además, como podéis observar una bonita puesta en escena.
Maridaje: Cerveza Affligem

Llegó el turno del pescado con un Bacalao fresco en costra de apionabo, suero de leche Ramonetti, hierbas de olor y albeldo de limón de Diego Hernández. Francamente rico, buen punto del pescado, con una batería de combinaciones de sabores que cuadraban el plato a las mil maravillas. (El pepino me sobraba, porque no me gusta, pero, en absoluto le iba mal).
Maridaje: Habla 12

Para poner punto y seguido. La carne: Costilla corta de res braseada con adobo huasteco, dátiles y hongos ahumados de Guillermo González. Buen punto de cocción de la carne, me atrevería a decir que a baja temperatura y luego braseada. Combinaba muy bien con el resto de elementos del plato.
Maridaje: Valquejigoso V2 2008

Momento postre. No me acuerdo bien… Jeee. Sabéis que el mundo dulce no es lo mío. Teja con espuma de queso y granizado de café de José Manuel Baños.
Maridaje: Px Néctar.

Como os comentaba antes… Cosas buenas de ir con el reportero del evento: que te puedes levantar de la mesa y colarte en los entresijos en pleno pase viendo cosas como estas.

Ritmo frenético, la cantidad de personas que están trabajando codo con codo para que todo te salga perfecto y al momento y, todo ello, si os dais cuenta, sin tener todos los medios de sus cocinas. Pero creo que es bonito y de alabar la gran profesionalidad de cada una de las personas que allí estaban.

En una comida y más aún en mesa redonda surgen multitud de conversaciones y anécdotas, descubres historias fascinantes, desconocidas hasta el momento y que te hacen interesarte y aprender de cada paso que das en la gastronomía. A mi derecha, el inigualable Pepe Marín. A mi izquierda, Laura Calvo, representando a Flor de sal D´ES TRENC. Solo tengo una palabra que decir tras probarlas: productazo. Presente en multitud de las principales cocinas del país; cosechada artesanalmente de la superficie de las balsas de las salinas y secada bajo el sol del mediterráneo. Con este cuidadoso proceso no solo se consigue que guarde todo sus aromas a mar, sino sus más de ochenta minerales y oligoelementos.

Muchas veces os he dicho que hay tres productos que para mí son los que más absorben y transmiten aromas. El huevo, el aceite y la Sal. Pues bien, Laura y su equipo lo que hacen, además de lo que podríamos llamar una sal natural, es aromatizarla con productos, para conseguir ese toque delicioso y particular en nuestros platos. Sal de olivas negras, Mediterránea con tomillo y romero, de boletus, de Sri lanka con curry, rosa, etc. No os podéis hacer una idea, acabo de abrir este estuche degustación que véis en las fotos, y el aroma que se ha quedado en esta habitación es impresionante y apasionante.
Este es uno de esos productos de los que me gustaría escribir en la sección #descubriendo… Espero que pronto pueda ir por Mallorca y darme un paseo de la mano de Laura para que me enseñe mucho más de este producto y luego poder transmitíroslo. De momento, me conformaré contándoos los usos que le vaya dando en mis próxima elaboraciones.

En nuestra mesa estaba sentada también Cristina Martin Blasi, presidenta de la Asociación Española del Lujo. La Asociación Española del Lujo es una entidad, sin ánimo de lucro,
inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones del Ministerio del
Interior con el fin de reunir a los profesionales de las empresas y
marcas de lujo españolas. Aquí, empezó la batalla de preguntas de Pepe y mías. Tras unas cuantas, comprendimos el concepto y a mí, al menos, me pareció algo interesante. Entrad en su web y descubridla si os apetece.

Delante de su Stand pudimos charlar largo y tendido con Laura y Béatrice d´Orléans (Presidenta de Honor de la asociación), que se interesó por nuestro trabajo, implicándonos como parte del suyo.

Bueno, y entre charla y charla, descubrimiento y conversación, llegó el momento de pasarse por la terraza a tomar un licorcito de esos elaborados, chulos, de la mano de: Absolut, Four Roses, Havana, Plymounth, junto al bonito barman club diseñado para la ocasión por la diseñadora Raquel Chamorro.

Hasta aquí lo que se puede contar… Que no!!! Que es broma!!! Hasta aquí mis recuerdos de este fantástico día descubriendo Millesime, de la mano de mi colega Pepe Marín.
Y, con esta simpática foto que nos hicieron para el recuerdo, me despido.
Millones de gracias a Millesime, a María, a Laura y sobre todo PEPE por hacerlo posible.